Páginas

jueves, 18 de mayo de 2017

RESEÑA: El acecho de los inmortales (Libro I) - Yoselin Goncalves

SINOPSIS:


Cazadores y vampiros, seres sobrenaturales, inmortales, destinados a una misión específica: aniquilarse entre sí para obtener la supremacía en esa franja cercana pero a la vez inaccesible a la humanidad, en la que ellos discurren enfrentados al mismo tiempo a sus propios demonios interiores.

Ambos poseen conocimiento y fuerza, al igual que conciencia de su existencia, pero sobreviven bajo la constante amenaza de sus debilidades, procurando doblegarlas para ser dignos de un destino al que están condenados eternamente.

Yoselin Goncalves nos presenta una historia con ribetes góticos y elementos medievales, enmarcada en escenarios que cubren desde la neblinosa Rumania de hace siglos hasta el soleado presente de Venezuela, donde los augurios parecen listos a confirmar la llegada de una hora de asombros y temores.


OPINIÓN:

En este género fantástico adolescente, nos encontramos una nueva historia de vampiros y sus cazadores. Una batalla que se lleva dando desde hace siglos. 

Como ya he dicho, esta novela es para un público adolescente, por lo que haré mi reseña basándome en ello.

En esta historia, encontramos dos bandos: los buenos, que son los cazadores y los malos, que son los vampiros. Dos perfiles muy definidos en los que unos son los protectores de la humanidad, y los otros los que tratan de exterminarla, sirviéndose de ella como alimento.

Los protagonistas de esta novela, Reginam y Jonathan, son originarios de Venezuela. De este modo, la autora nos habla de su país de origen, mostrando a los venezolanos como personas que están viviendo una realidad social complicada. Un grito de auxilio para que sigamos dándonos cuenta de su horrible situación. Pero tranquilos, porque no encontraréis ideología política ni mención alguna a los altos cargos del país en esta novela.

Lealtad, traición y amor de juventud, son los temas secundarios sobre los que trata esta novela que es sencilla de leer, a la par que entretenida.

Lo que más me ha gustado, es el hecho de que los vampiros están definidos de un modo más tradicional, y no como nos han malacostumbrado otros autores a esos vampiros buenos que son capaces de amar. Es cierto que Yoselin les otorga su toque personal, pero son más realistas, dentro de la ficción que rodea a estas criaturas.

El hecho de dotar a los cazadores de fuerza y velocidad sobrenaturales, ayuda a que puedan ser un rival al nivel de los vampiros. Algo necesario a la hora de mantener el interés y la acción en las peleas.

Hay varios momentos a lo largo de la historia en los que es imposible desviar la atención de la historia, puesto que Yoselin logra crear tensión en la redacción de las peleas y de las ganas de los protagonistas por encontrar las respuestas a las incógnitas que les surgen acerca del traidor.

Creo que el público adolescente amante de los vampiros puede disfrutar tanto de esta novela como de su continuación.


Aquí os dejo el enlace para los que os animéis a leer la novela:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por leerme!
Si has llegado hasta aquí no te marches sin dejar un comentario.