Páginas

sábado, 15 de diciembre de 2018

RESEÑA: La hija del relojero - Kate Morton

SINOPSIS:


¿Mi nombre verdadero? Nadie lo recuerda.
¿Los sucesos de aquel verano? Nadie más los conoce.

En el verano de 1862, un grupo de jóvenes artistas, guiados por el apasionado y brillante Edward Radcliffe, viaja a Birchwood Manor, una casa de campo en Berkshire. Tienen un plan: vivir los siguientes meses recluidos y dejarse llevar por su inspiración y creatividad. Sin embargo, cuando el verano toca a su fin, una mujer ha muerto de un disparo y otra ha desaparecido, se ha extraviado una joya de valor incalculable y la vida de Edward Radcliffe se ha desmoronado.

Unos ciento cincuenta años más tarde, Elodie Winslow, una joven archivista de Londres, descubre una cartera de cuero que contiene dos objetos sin relación aparente: una fotografía en sepia de una mujer de gran belleza con un vestido victoriano y el cuaderno de bocetos de un artista en el que hay un dibujo de una casa de dos tejados en el recodo de un río.

¿Por qué ese boceto de Birchwood Manor le resulta tan familiar a Elodie? ¿Y quién es esa hermosa mujer que aparece en la fotografía? ¿Le revelará alguna vez sus secretos?

Narrada por varias voces a lo largo del tiempo, La hija del relojero es la historia de un asesinato, un misterio y un robo, una reflexión sobre el arte, la verdad y la belleza, el amor y las pérdidas. Por sus páginas fluye como un río la voz de una mujer ya libre de las ataduras del tiempo y cuyo nombre ha caído en el olvido: Birdie Bell, la hija del relojero, la única persona que vio todo lo sucedido.


OPINIÓN:

Hoy, sentada frente a la pantalla de mi ordenador, en plena soledad y tranquilidad de mi cuarto, se me plantea el dilema de cómo escribir una reseña que haga justicia a esta increíble novela.

Si tengo que hablar de La hija del relojero, no puedo hacerlo como si se tratase de una única historia, sino de las diferentes vidas que se entrelazan en esta obra, en la que el misterio, el amor, la amistad y la lealtad, juegan un papel muy importante.

No solo es la trama de la novela lo que va a atrapar al lector, sino que cada uno de los personajes, en especial la misteriosa Birdie, van a mantener la atención entre sus redes, haciéndole sentir lo mismo que ellos sienten: esa frustración ante los acertijos no resueltos, esa nostalgia por el pasado, esa incertidumbre ante lo que va a suceder, el dolor por las mentiras y las traiciones...

Kate Morton va a lograr, a través de Birdie, unir distintas vidas y contar tantas historias que el lector va a sentirse perdido, encontrando poco a poco la luz a través del bosque entretejido por una obra en la que no todo es lo que parece.

Una vez más, la autora logra crear unos personajes muy creíbles, complejos y reales. Una historia tan bien documentada y contada, que parece real, pese a ser fruto de una desbordante imaginación. Cada dato, cada escenario y cada descripción, llevarán al lector a perderse en un libro que parece tan real que cuesta diferenciar, en ocasiones, la ficción de la realidad.

Debo reconocer, que me ha llamado especialmente la atención el hecho de que en esta novela encontremos un fantasma, a través del cuál iremos conociendo el pasado de Edward Radcliffe y la propia Birdie Bell.

También hallaremos cierto paralelismo entre algunos de los personajes principales, ya que sus vidas, pese a suceder en distintas épocas, han sido similares. La pérdida de un ser querido es lo que va a marcar la tragedia en todos los personajes principales de esta novela, y lo que les va a unir, además de ese hilo temporal que poco a poco nos irá mostrando las conexiones.

La hija del relojero está llena de secretos que, si el lector presta atención, podrá relacionar para resolver el misterio que envuelve todo.

Si tengo que hablar de mis personajes preferidos, en esta obra serán Birdie, Elodie, Pippa y Tip. Cada uno de ellos por un motivo diferente:
Birdie, por su inteligencia, su lealtad, su superación y su fuerza. Por su bondad y su forma de ver el mundo.
Elodie, por su sensibilidad, su paciencia, su generosidad y su forma de tratar a los demás.
Pippa, aunque apenas sabremos de ella, por su sinceridad y franqueza. Por esa energía y lealtad que le llevan a ser franca y directa con aquellas personas que ama.
Tip, por su inocencia y madurez al mismo tiempo, por ser esa persona que pasa desapercibida, pero que realmente está presente y firme como una roca para sostener a los suyos.

Solo he mencionado a cuatro personajes, pero lo cierto es que he amado a tantos en esta novela, que necesitaría horas y horas para hablar de todos ellos y de lo que me han hecho sentir. Personajes como Lucy, Ada o Edward, que han creído en el arte y han creado magia y ciencia. Personajes como Lily Millington, que enseñó tanto a Birdie. Personajes como Juliet o Jack, cuya fuerza ha protegido a los demás. Personajes como Leonard o Joe el Pálido, que siempre han buscado la verdad...

Pero no son solo los personajes los que me han enamorado, sino que los lugares, esas casas victorianas que tanto gustan a la autora y que tan bien sabe describir, han logrado llevarme al pasado y trasladarme en el espacio hasta allí, tan solo con el arte de la descripción de Kate.

Creo que crear este tipo de historias, sin que aburran al lector, y que hagan sentir tantas cosas a la vez, es extremadamente complicado. Es todo un arte el estilo de Kate Morton, y es una de esas autoras que merecen la pena leer.

Y en esta reseña, quiero dejaros un poquito de Kate Morton y de sus personajes, a través de sus palabras. Quiero dejar algunas citas de la novela, para que así podáis apreciar su talento y un pequeño pedazo de La hija del relojero.


"Estás enamorada, y es que el amor es exactamente así. Es quitarse una máscara, mostrar tu verdadero ser a otra persona y la aceptación forzosa, la espantosa conciencia de que quizás la otra persona nunca sienta lo mismo".

"la mirada en sus ojos mostraba ese espantoso lugar que hay más allá del pánico, la terrible aceptación de que esta era ahora su suerte".

"Y, en tanto que mi nombre, mi vida, mi historia yacían bajo tierra, yo, que una vez había soñado con apresar la luz, descubrí que me había convertido en una luz cautiva".

"Era una niña cuyas aguas en calma ocultaban corrientes profundas".


Si os ha gustado la obra o sentís curiosidad por ella, no dudéis en dejarlo en los comentarios, pues estoy deseando poder comentar esta obra con vosotros.


Aquí os dejo enlaces para adquirir la novela:




4 comentarios:

  1. Sentía mucha curiosidad por leer tu reseña después de ver lo que has ido poniendo en las redes, jaja.

    Nunca he leído a esta autora y no conocía este libro, pero me lo has vendido muy bien. Se ve que la historia te ha encantado y que los personajes y lugares te han calado bastante. Cuando hay personajes bien desarrollados es una gozada. No sé por qué creía que iba a ser una historia romántica, pero veo que el misterio y las relaciones en general juegan un papel muy importante.

    Me lo apunto para leérmelo en un futuro :D espero que me guste tanto como a ti!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los libros de Kate Morton están llenos de romanticismo, pero no son historias románticas.
      Da igual cuál de sus libros leas primero, porque todos son independientes y preciosos. Aunque mi favorito es "El jardín olvidado", si empiezas por "El cumpleaños secreto" vas a adorarla 😊

      Eliminar
  2. Hola cielo :
    Yo no he podido hacerme con ella aun pero lo cierto es que le tengo muchas ganas, tengo que ir a ver si lo tengo en la biblioteca. Si no intentare hacerme con él el año que viene ^^
    Además tu reseña me deja claro que es un acierto seguro :)
    Gracias por tu reseña!
    Un beso infinito ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por leer y comentar la reseña. Espero que puedas leerlo pronto y comentar tus impresiones acerca del libro.
      Para mí, Kate siempre es un acierto, por su forma de escribir y por todo lo que hace sentir
      Espero que lo disfrutes mucho ❤

      Eliminar

¡Muchas gracias por leerme!
Si has llegado hasta aquí, no te marches sin dejar un comentario.